ALEJANDRO ARAVENA: ¿Por qué su CABELLO es un reflejo de su arquitectura?

Escrito por Pablo Vazquez

Cuando mencionamos algún arquitecto en una conversación, casi siempre nos limitamos a hablar de su obra, aunque hay pequeñas excepciones cuando su vida era un drama total, como es el caso de Frank Lloyd Wright o Robert Venturi.


Poniéndote en esta situación, te puedo afirmar sin miedo a equivocarme, que nunca he leído o escuchado que alguien utilizara la apariencia de uno de ellos, como un reflejo de su personalidad y obra. Y con la motivación de traerte algo más fresco que una simple biografía, te traigo una comparación entre el cabello de Aravena y la filosofía de su obra. Nunca he hablado de las características físicas de los arquitectos, porque eso, la mayoría de las veces no refleja importancia al momento de hablar de su obra, pero en el caso de Aravena sí lo es.



En un punto de su vida comenzó a tener canas en su cabello, como a muchos, pero en lugar de ir a favor o en contra de ellas de una manera radical, es decir, pintarse el color de su cabello a blanco o negro, decidió conservar ambos, aceptando el cambio sin despegarse del pasado, un contraste que es algo que se ve reflejado en su obra… Luz y Sombra, Robustez y Permeabilidad, Proyectos Sociales y otros más Monumentales, seriedad y formalidad pero con un toque optimista y una forma de trabajar que permite las bromas y el colegeo en los intermedios.


Alejandro Aravena nació en 1967, en Santiago de Chile, Inició sus estudios y obtuvo su licenciatura en la Universidad Pontificia Chilena en 1992. Luego de ello, decidió continuar sus estudios en Italia, en el IUAV y en la Academia de Bellas Artes de Venecia. Estudio arquitectura aprendiendo de libros.




En el año 2001 fundó ELEMENTAL S.A. en Santiago, y allí ejerció el cargo como director ejecutivo desde 2006. El nombre ELEMENTAL surge de su incapacidad de quedarse con sus propias percepciones, en su flujo de trabajo necesitar constantemente de oposición y poner a prueba sus ideas, según sus propias palabras:







“…Comprender lo elemental de un proyecto, uno no entiende que al ser tan básico, no sea la regla sino la excepción, y después uno viene y le dan premios solo por no ser ESTUPIDO…”.

(Serie ARQUIS, 2020)


Aravena centró toda su atracción en edificios e infraestructuras de interés público y de alto impacto social, no sólo en Chile sino también en Estados Unidos, México, China y Suiza.

Sobre todo se centró especialmente en las franjas menos pudientes de la población, luego de esto decide construir complejos residenciales de cientos de viviendas. En muchos de estos casos se propone un método de "proyección participada", en un programa definido como "incremental Design", basado en la cooperación y la autoconstrucción.

A partir del proyecto de una vivienda básica, cada familia amplía su residencia de acuerdo con sus capacidades y su disponibilidad económica. Este método se ha aplicado a Iquique, ciudad situada en el desierto chileno, donde se erige el complejo residencial Quinta Monroy (2004), que aloja a 100 familias, seguido del Espejo (30 familias, 2005) y de Renca (170 familias, 2007) en Santiago de Chile.

Algunas de sus principales obras son:

  • Torres Siamesas.

  • Centro de Innovación Anacleto Angelini.

  • Facultad de Matemáticas de la Universidad Católica de Chile.

  • Viviendas Quinta Monroy.

Si tienes HBO MAX, te recomiendo muchísimo ver el episodio de la serie ARQUIS, enfocado exclusivamente en hablar de su trayectoria y el día a día dentro del despacho ELEMENTAL y de excéntrica pero divertida vida.



¡Te veo en el siguiente artículo, colega!


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo