ANNA HERINGER: La arquitecta de la sostenibilidad

Escrito por Ricardo Guerra


“La arquitectura es una herramienta para mejorar vidas”. -Anna Heringer-

“La visión detrás y la motivación de mi trabajo es explorar y utilizar la arquitectura como un medio para fortalecer la confianza cultural e individual, para apoyar las economías locales y fomentar el equilibrio ecológico. La vida alegre es un proceso creativo y activo, y estoy profundamente interesado en el desarrollo sostenible de nuestra sociedad y nuestro entorno construido. Para mí, la sostenibilidad es sinónimo de belleza: un edificio que es armonioso en su diseño, estructura, técnica y uso de materiales, así como con la ubicación, el entorno, el usuario, el contexto sociocultural. Esto, para mí, es lo que define su valor sostenible y estético”.

La Arquitecta Anna Heringer es una profesionista reconocida en el medio por sus trabajos de Arquitectura Sostenible, destacándose principalmente en los países de Bangladesh y Marruecos.


A pesar de que la arquitectura actual tiende a ser muy industrializada y prefabricada, la arquitecta acude a los elementos naturales, culturales y sociales de los lugares donde desarrolla sus proyectos, con la intención de que estos mismos se integren y generen mayor pertenencia en la comunidad.


Estudió en la Universidad de Arte y Diseño de Linz, en Austria, donde se graduó en 2004. Al finalizar esta misma inició un proyecto para una escuela en Rudrapur en el país de Bangladesh (Escuela Rural METI), la cual le permitía aunar los conceptos de sostenibilidad en arquitectura al tener como materiales de construcción el barro y el bambú, y es a partir de este mismo trabajo donde crece su interés y pasión por la arquitectura de desarrollo sostenible, llegando a trabajar mano a mano con la ONG Dipshikha.


Llegó a desarrollar proyectos en África, Asia y Europa, donde también estuvo innovando en materiales como el “Clay Storming” junto con su compañero Martín Rauch. Junto con quien tuvo que llevar a cabo un estudio técnico en materialidad y métodos tradicionales, donde al unir los mismos regulan la temperatura y la humedad del interior de los habitáculos; dando así valor a los materiales locales para la construcción permitiendo incluso que la gente local pueda involucrarse y ser protagonistas de esta.


Los avances más asombrosos de la arquitectura de Anna han sido el utilizar los elementos primarios en obras que cada vez son más complejas.


Podemos ver que el uso de los elementos locales es más provechoso que los prefabricados, tanto en el uso constructivo como en la parte en que las comunidades se involucran en la arquitectura, creando una estructura única que requirió de todas las manos de la gente que la usan.


Por eso el trabajo de la arquitecta Anna Herneger es tan impactante, pues no solo crea estructuras, también pertenencia entre la comunidad y la arquitectura, lo cual es bastante asombroso.


¡GRACIAS POR LEER!

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo