La Arquitectura y La Medicina: Una Relación desde la literatura

Escrito por Jesús Sánchez


Seguramente, en el transcurso de tu etapa como estudiante, pasante o profesionista has notado que existe una tendencia a realizar analogías sobre el proceso de estudio que realizamos en comparación con la medicina, si así es con la medicina o de otro modo, con el análisis que hace un médico previo a realizar un diagnóstico, si aún no lo has notado seguro a partir de ahora comenzarás a poner más atención al detalle y es que tal ves, de una manera indirecta, estamos más relacionados con esta disciplina de lo que imaginamos pues, aunque ya hayas tenido la oportunidad de proyectar un espacio de esta categoría arquitectónica, esta relación va mucho más allá de la investigación de campo para entender a fondo las necesidades de todos los usuarios que ocuparán el inmueble.


Esta relación se da mediante analogías pues, un cliente o un espacio a intervenir es para nosotros lo que un paciente al médico, debemos comprender todos los síntomas previo a realizar el diagnóstico del proyecto que se nos ha encomendado, analizar cada detalle a fondo y cada posibilidad de lo que se pueda realizar, como se va a ejecutar y como va a repercutir esto en la vida del usuario, es muy importante atender todas estas cuestiones ya que de esto depende el nivel de calidad o satisfacción que tendrán los ocupantes, así de una forma análoga procuramos la salud de nuestros clientes como un médico procura la salud de sus pacientes.



Si observamos desde el punto de arquitectura accesible, entendemos que debemos cuidar hasta el mínimo detalle para que todos tengan la posibilidad de disfrutar el espacio ya que cada uno tiene una necesidad especifica que debe ser atendida.


Analizando esto desde algo tan sencillo como la altura del peralte en las escaleras se nota que repercute de manera distinta en todos los usuarios, por su edad, condición física y salud.


Tuve la oportunidad de estar presente en una plática de la licenciatura en gerontología en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo UAEH, en dónde las ponentes mencionaron algo que llamó mi atención, aludiendo a que los puentes peatonales son demasiado largos y deberían ser mas cortos para no hacer tanto recorrido, situación que genero una alarma en mi cerebro, ya que su longitud es resultado del análisis de su pendiente para generar un esfuerzo mínimo para personas con discapacidad y sus acompañantes.