¡BIENVENIDA PRIMAVERA!

Escrito por Ricardo Ibelles

La naturaleza cambia su fisonomía a lo largo del año y el aspecto más visible es el de su coloración. En temporada de lluvias el verde cubre todos los terrenos en los que hay vegetación. Posteriormente viene el otoño que es cuando las hojas cambian su color a tonos amarillos y pardos y en invierno o se pierde todo el follaje o las hojas son incipientes. Solo en los árboles que no pertenecen a la región del Bajío persiste durante todo el año el follaje. Pero recién terminan los días fríos del invierno y a nuestro alrededor explotan un sinfín de colores, sabemos que ya viene la primavera pues la floración de muchas plantas nos lo indica. Nuestra ciudad, León, Guanajuato, se asienta en el territorio que ocupa la selva baja caducifolia, por eso nuestro paisaje es cambiante y no siempre es verde, como muchas personas lo quisieran.


La intensa floración que despliegan muchas plantas, árboles incluidos, es el preámbulo de la primavera. Con su presencia, la naturaleza nos anuncia que la temporada invernal está por terminar y que el calor, y posteriormente las lluvias, darán continuidad a los ciclos que regulan la vida de nuestro planeta.


La periferia y los baldíos de nuestra ciudad empiezan a colorearse de amarillo, es la floración de dos especies arbustivas a las que no hemos valorado y que ofrecen un potencial para ser trabajadas como opciones paisajísticas en nuestros proyectos, nos referimos a la Jara Amarilla, Selenio salignus, y al Huizache, en cualquiera de sus dos versiones: Yóndiro, Acacia farnesiana, o Chino, Acacia shaffneri (s. Wats), .


Integrar vegetación a nuestros proyectos debe ser una decisión para enriquecer el ambiente y la espacialidad de los mismos por lo tanto la selección de la especie debe hacerse con el objeto de reforzar y aprovechar alguna de las cualidades que nos ofrecen los árboles y plantas.


Plantar un árbol siempre debe ser una buena acción que persista durante el tiempo la mala selección de especie o hacerlo en un lugar inadecuado lo único que produce en el futuro es una serie de problemas que por lo general terminan con el retiro del ejemplar arbóreo. Incorporar vegetación a nuestros proyectos debe ser una decisión muy bien pensada con el fin de que a lo largo del tiempo su presencia refuerce el carácter y las virtudes y complemente los proyectos arquitectónicos.


Algunos de los criterios a tomar en cuenta para determinar el sitio y hacer la selección adecuada de la especie o especies, son las siguientes:


Primeramente hay que preguntarnos, ¿para qué queremos un árbol?. Los beneficios que aportan son diversos y van desde amortiguadores de ruidos, vientos hasta que sirvan para tapar algún aspecto no muy agraciado de nuestro proyecto. La sombra que impacta en el confort ambiental de los interiores o simplemente como elemento focal en un espacio del proyecto.


En segundo lugar estarían las características del sitio, mismo que debe cumplir ciertas características. Las dimensiones son esenciales, recordemos que los árboles crecen, así es que el lugar debe de corresponder con las dimensiones que llegará a tener el árbol en su etapa adulta.. También hay que considerar que un árbol debe de plantarse a una distancia de entre 1.5 y 2 metros de alguna construcción, entendiendo por éstas: bardas, pavimentos e instalaciones. El cableado aéreo y las redes de agua y alcantarillado también deben de ser tomadas en cuenta.


El tercer punto consiste en seleccionar la especie. Siempre hay que conocer las dimensiones del ejemplar en su etapa adulta, lo cual evitará el sobrecosto que implica hacer podas constantes. El tipo de raíz también debe ser considerado. Hay especies que desarrollan raíces superficiales, por lo general son especies exóticas de sitios donde abunda el agua En nuestro caso, las especies nativas de la Selva Baja Caducifolia, por lo general desarrollan raíces pivotantes, que crecen para abajo, y no superficiales como ocurre con especies que provienen de ambientes más húmedos, p.e. el ficus, el hule, el Laurel de la India, originarios de la selva húmeda.


Si vamos a incluir más vegetación en el lugar, siempre deben de corresponder a las mismas demandas de hidratación, en caso contrario acabaremos ahogando a unas especies o matando de sed a otras.


Hay especies cuya floración es bastante interesante y aquí nombraremos algunas de ellas:

Para banqueta tenemos el Tronadora o Flor de San Pedro, Tecoma stans, que dará un toque de amarillo a la fisonomía de las calles y su porte no es mayor a 6 metros por lo cual convive bien con el cableado aéreo en banquetas de por lo menos 1.20 metros de sección.


El Codo de Fraile, Thevetia ovata, también es apto para banquetas. Nos va a proporcionar una sombra tamizada y su floración es de color amarillo Tiene el inconveniente de que sus frutos son tóxicos por lo que debe evitarse su plantación en lugares donde haya presencia importante de niños.


Una especie que se ha empezado a trabajar para las banquetas es el Timbe o Timbre, Acaciella angustissima, tiene un desarrollo relativamente rápido, su sombra también es tamizada y su floración puede llegar a ser muy intensa y atrayente de polinizadores. Convive bien con el cableado aéreo, pues no crece más de 5 a 6 metros.


Al principio destacamos la presencia del color amarillo y una especie que es bastante atractiva en su floración lo es el Huizache, que será interesante trabajarla dejando los ejemplares en los terrenos donde levantaremos alguno de nuestro proyecto ya que además de que el ejemplar se ha desarrollado casi sin ninguna ayuda humana, puede resultar atractivo para ser incluido en el proyecto.


La naturaleza nos proporciona múltiples opciones para enriquecer y nutrir nuestros proyectos, como arquitectos debemos tener el compromiso de trabajar la presencia de la naturaleza en nuestros proyectos de una manera sustentable que nos permita por un lado gozar ese pedazo de naturaleza en nuestras vidas y por el otro evitarnos una serie de problemas al futuro por malas decisiones. Los invitamos a conocer la vegetación nativa de nuestras regiones y ver siempre la manera de incorporarla a sus proyectos lo que se traducirá en múltiples beneficios y satisfacciones.


¡GRACIAS POR LEER!


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo