BUEN FIN… ¿PARA QUIÉN?

Escrito por Gabriela Pérez

A pesar de que se han especulado mitos sobre esta temporada del ‘Buen Fin’ seguimos esperando a que llegue noviembre para poder comprar algo, o hasta comprar de más.


Muchas personas han demostrado que algunas empresas juegan con los precios y lo que hacen es subirlo y lo que suben lo ponen de descuento. También otros han dicho que esto es solo para hacer endeudar a la gente y los intereses de tarjeta estén al tope, así los bancos pueden beneficiarse de ello.


Pero reitero, aún con tantos mitos, llega el ‘Buen fin’ y compramos.


Antes que todo, recordemos que hay un Objetivo de Desarrollo Sostenible que es el 12, Consumo Responsable. El cual indica que todo pago sea justo para la persona quien lo esta haciendo, quien lo vende y quien lo distribuye. También indica que, así como consumes pues aportes un poco al planeta. En fin, que tanto el vendedor sea responsable social y ambientalmente desde materia prima hasta la tienda en donde vende y que incite a su cliente a pagar lo justo y que también tenga noción de qué está hecho su producto y todo su proceso social y ambiental.


¿Pero por qué ONU eligió este objetivo? Pues justamente para crear esta conciencia. Mundialmente somos una sociedad consumista. Consumimos demasiado, llegamos a comprar cosas que no son necesarias en nuestra vida pero que en el aparador de la tienda se ve bonita. Compramos ropa cada semana, se descompone un electrodoméstico y en lugar de arreglar lo tiramos compramos otro. ¿Cuál es el detalle? Pues que al realizar todo esto se da una huella de carbono enorme y las islas de plástico y contaminación en las pancitas de los peces pues se vuelven más grandes. Han encontrado pedazos de carros en los mares, refrigeradores, plásticos, popotes, toallas sanitarias, cepillos, latas de refresco de hace más de 10 años. La realidad es que nunca nos damos cuenta de lo que consumimos y sobre todo de la basura que generamos por persona.


El día que entré en pánico con todo esto de la basura, a donde se iba, que se hacía con ella fue en un platica en la que nos hablaron sobre residuos. De cómo separarlos para que pudieran ser reciclados como se deben y después toda nuestra “basura” pudiera tener una vida en un nuevo envase, papel o producto. Pero nos recalcaron que si no hacíamos lo que teníamos que hacer para ayudar a que este proceso se hiciera realidad, la “basura” terminaría, como todo, en el vertedero de nuestra ciudad. Pero no sólo termina ahí. No sé si ya les dije esto, pero al final de todas las coladeras está el mar. Al final de todo manto acuífero está el mar. Así que todo lo del vertedero llega al mar y acaba con el ecosistema. Y si tu eres de los que viaja a Cancún a consumir la ‘bella vista’ que ofrecen y uno de esos son los arrecifes pues ve y diles ‘adiós’.


Hoy en día soy muy quisquillosa con ello. Porque cada botella de PET, cada unicel que uso lo consumo con mucha responsabilidad. Y charlas como esas nos faltan día a día, de llevar a la gente información como ésta que pueda ayudar en cambiar un poco el estilo de vida que llevan. De incitarlos a que su consumismo deje de existir y pensemos en comprar de segunda mano o antes que todo arreglar lo que se rompió o se descompuso. Y si ya no tiene arreglo pues entonces sí comprarlo.


‘Buen fin’, ¿para quién? Porque para el planeta es el peor, y más en estas fechas porque son compras tras compras: ropa nueva, zapatos nuevos, accesorios nuevos, juguetes de plástico, pelotas de hule, juguetes con pilas, etc. Es por ello por lo que los invito a realmente reflexionar sobre todo esto del ‘Buen Fin’ y su poder de convencimiento para hacer comprar cosas innecesarias a las personas.


Les contaré, yo también tengo una tienda, dentro de esta tienda hay pequeños y medianos emprendedores mexicanos exhibiendo sus productos. Son artesanales, orgánicos, naturales y el 80% son hechos a mano. También en la tienda le entramos al ‘Buen Fin’. Nuestros colaboradores y colaboradoras decidieron dar un descuento desde el 30% hasta el 10% de descuento. Pero aquí está el otro lado de la moneda. Ellos eligieron dar esos porcentajes de descuentos lo malo de aquí es que del total de sus ganancias ellos te están compartiendo ese porcentaje que dieron. Y me preguntarás ¿por qué lo dieron si son perdidas para ellos? Pues porque lo que ellos buscan con estos descuentos es que más gente los conozca y les consuma.


Porque al final de cuentas, el consumismo y la mercadotecnia nos tienen acostumbrados a que cada fin de temporada o cuando vienen temporadas fuertes pues hay descuentos. Y si no hay promoción no consumes. Entonces ellos decidieron optar por regalarte una parte de sus ganancias y sacar con las ventas, por así decirlo, solo para la producción del producto que ellos venden. No está mal el comprar, al contrario, está muy bien. Reactivación de economía, generas empleos, etc. Pero hoy en día permítanme hacerles unas recomendaciones:


  • Consume mexicano:

Antes que comprar en estas plataformas digitales populares de ventas consuman lo que hay en su ciudad. Consume lo que vende tu vecino, tu amigo, tu primo. Consume a la amiga que emprendió, o al amigo que hizo un nuevo producto para su marca. Genera economía en tu ciudad, después a tu estado y al final a tu país. Para que así, la mayoría del dinero se quede en casa. Además, el consumir local ayuda al planeta pues no se gastan tantas emisiones de carbono al transportar e importar los productos.


  • Respóndete estas preguntas:

“¿Lo usaré más de 10 veces? ¿Tengo algo parecido a esto? ¿Podría pedirlo prestado? ¿Lo podría comprar de segunda mano? ¿De qué material está hecho? ¿Qué hace la marca por el planeta y por la sociedad? ¿Es una marca justa?” Estas preguntas me han servido para detenerme a pensar y valorar un poco más mis compras y que al mes o hasta la semana de usarlas las tire.


Reitero, no está mal el comprar, está mal comprar sin consciencia. No está mal ir a comprar a tiendas departamentales o grandes supermercados, esta mal no consumir antes a los que están a tu alrededor.


Pero ahora sí que tú elijes, a quién le consumes y por qué.


¡GRACIAS POR LEER!


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo