CASA-ESTUDIO Luis Barragán: Una Obra de Arte

Escrito por Pablo Vázquez


Arquitecto: Luis Barragán Morfi.

Ubicación: CDMX, México.

Te voy a poner en contexto:

Yo estaba a la mitad de la carrera con depresión y muchos pendientes, y a mi facultad se le ocurrió la genial idea de organizar un viaje a la Ciudad de México.


Visitamos la Torre Latinoamericana, La Biblioteca José Vasconcelos, el Monumento a la Revolución, el Museo Soumaya, las casas de Diego Rivera y Frida Kahlo, pero a mí sólo me importaba un sitio, la casa estudio de Luis Barragán. Porque, aunque sigo siendo fan de él, en ese entonces mi obsesión estaba en su punto máximo.


Así que nos bajamos del camión yo todo feliz y todo emocionado, caminamos una cuadra y nos detuvimos en unas casas de lo más normal y le pregunté a mi amigo:


"¡Eh! We, ¿Porque nos detuvimos aquí?"

y él me respondió:


"Es aquí, we…"

Y yo me quedé como: ¡WTF!


Ahora con el contexto dado, te comenzare a contar un poco del proyecto por el que le diste click a esta página:


La casa Luis barragán fue construida en 1948, representa el culmen y la tesis de 20 años de trabajo y experiencias, una de las obras arquitectónicas contemporáneas de mayor trascendencia como lo ha reconocido la México al incluirla en su lista de patrimonio mundial. Pero bueno para que puedas entender a profundidad este proyecto vamos a hacer un recorrido desde la fachada hasta el tercer nivel.


FACHADA

La casa está ubicada en los números #12 y #14 en la calle de general Francisco Ramírez, colonia Daniel Garza en la ciudad de México, su doble programa forma una sola pieza en la fachada principal que tiene la orientación sur poniente. Ósea este proyecto en esencia es un siamés de 1200 metros cuadrados obviamente Barragán vio en este terreno un lienzo gigante para poder llegar a una conclusión todo su trabajo.


La elección del proyecto en esta pequeña calle, en el antiguo barrio de Tacubaya, es por sí misma, un reflejo de la filosofía de su obra, hablamos de una calle común y corriente, como en la que la mayoría vivimos, la fachada principal de la casa se alinea con la calle obedeciendo el gesto de las demás construcciones, de manera austera casi inacabada de manera que pasa inadvertida.


La puerta del norte marque con el número #12 funcionó durante la vida de Luis Barragán como el taller de arquitectura, mientras que por el número #14 se accede a la casa del arquitecto, tan solo vida la planta me puedo imaginar el proceso de diseño que hizo barragán programático definiendo el acomodo de este por medio de variables como son el sol el viento los flujos del modo de vida interior, pero bueno ya entrando a la casa por el lado izquierdo.


ENTRADA

La entrada es una exclusa de descompresión, un filtro sensorial y por lo tanto emocional, este acceso de dimensiones reducidas que tiene una luz teñida por un vidrio amarillo en una representación de un espacio tradicional, provoca una pausa que antecede a las casas mexicanas, las mediterráneas, los conventos.


La entrada funciona como un lugar de espera, y al mismo tiempo como un espacio donde se preparan los sentidos: la vista, el olfato, el tacto y el oído son puestos en un estado expectante por la acción directa de una paleta de materiales precisa, escasa en variantes, pero generosa con ellos: madera, piedra y muros encallados.


Yo cuando estuve allí si me provocó un absoluto estado de paz y tranquilidad además de que yo en ese momento tenía hambre porque no habíamos comido así que mis cinco sentidos estaban a full.

VESTÍBULO


Esta misma piedra volcánica que forma el piso de la portería, pasa a través de la segunda puerta hasta llegar al vestíbulo, esta segunda puerta separa la penumbra dorada de la portería de la luz intensa del vestíbulo, que es elaborada por un mecanismo de reflejos, desde el plano amarillo del exterior con una orientación sur la luz, incide con una superficie dorada de un retablo barroco expresando la imagen abstracta de Dios según Matthias Goeritz y baña después al rosa intenso de los muros, con una tenue sombra rosada aparece sobre el blanco de la escalera sobre el color esencial de la casa al que regresan siempre los reflejos.

En los espacios que hemos recorrido la experiencia cromática, también puede ser leída como una secuencia complementaria, de esta manera el amarillo amielado de la portería, satura la pupila para recibir el color rosa, que es a su vez preparación si abrimos una puerta más llegaremos a la ventana de la estancia, que tiene el fondo verde intenso y sombreado del jardín.


Un resumen de la casa puede ser identificando en un principio, 2 grandes generadores espaciales, tanto en escala como en complejidad, a partir de los cuales giran y se cohesionan con el resto de los espacios de la casa.

ESTANCIA


Pero bueno vamos a girar a la derecha y conectar con la estancia biblioteca, la cual se logra con recursos constantes por todo el recorrido, superando el biombo del pergamino, la mirada se posan sobre la sorpresiva puesta en escena del jardín, en este caso, en la gran ventana de la estancia, a través de esta fachada, la naturaleza acompaña y provoca las experiencias de la vida que recorren el interior, más que una frontera, esta fachada es el plano anterior a otra espacialidad: La vegetal, que adquiere así, un valor metafísico más que utilitario.


Frente al jardín acompañando se encuentra la estancia, la muebla, las sillas, la butaca, las mesas de madera sólida y el fascistón monacal. Otra vez los materiales industriales están ausentes en el diseño de los objetos cotidianos, sólo tenemos madera maciza, piel, fibras vegetales y lanas.


En colaboración con la diseñadora Clara Porset, la mayoría de estos muebles son reinterpretaciones sobre varios objetos de diseño tradicional y anónimo. Barragán tenía un círculo de amistades algo reducido, pero no por ser antisocial, sino porque era muy selectivo con sus amistades y solo se juntaba con los más cracks de la época, que te puede parecer convenenciero de su parte, pero bueno yo estoy a favor de conservar en tu vida solamente a las personas que te aporten algo.

BIBLIOTECA


Pero bueno pasando de la estancia, pasamos a la biblioteca, que es el primero de los lugares contenidos de esta obra de arte, la doble altura genera un gran flujo espacial, donde se ha dividido en recintos, conformados mediante la introducción de varios planos de muros a media altura, los cientos de libros que hay en esta biblioteca, tal como lo escribió Alfonso Alfaro:


“…Son la huella de un itinerario y tienen un valor de un testimonio excepcional…”

Quedan excluidos con esta ventana la vista y el ruido que provienen de la calle, para convocar lo que, en definitiva, es la presencia protagonista dentro de la casa, el peso y la plenitud de un silencio, que no sólo existe como simple ausencia.


¡Que por cierto! en este escritorio colocó su premio Pritzker, tanto la famosa medalla dorada como la estatuilla personalizada que hacían anteriormente a los ganadores, y era una abstracción de como los jueces veían la arquitectura del ganador.

TALLER


Se accede al taller a través de una nueva exclusa, que comunica el lugar de trabajo, con la casa y con el acceso número #12. Esta excusa forma un nuevo volumen independiente al que se adosa también la chimenea, destaca en el taller este techo inclinado de madera.


El gran volumen de aire está iluminado por una ventana que mira hacia el oriente, y en la que el contacto visual con la calle ha sido sustituido por una serie de planos blancos antecedentes, que se apropian desde el interior de las copas de los árboles vecinos, los que terminan por pertenecer más a esta ventana, dejando fuera de la vista a las azoteas y a las antenas vecinas.


PATIO DE LAS OLLAS


En la contra esquina de la ventana descrita, hacia el poniente con un traslape de muros, se ofrece una salida al lugar de trabajo a través de un nicho articulado con una puerta rosa a la holandesa, se llega así al patio de las ollas.


Este producto es una serie de modificaciones al proyecto original, que terminan por separarlo del propio taller y del jardín, cuando se eliminó esta ventana de piso a techo en la fachada oriente. Entre los muros altos y blancos donde la pátina se ha dejado hacer presente, este pequeño lugar está dedicado a 2 habitantes indispensables en la arquitectura del paisaje de Luis Barragán, la vegetación en su expresión siempre fue un fuerte y dramática, como las enredaderas que se descuelgan de los muros, y del agua obscura contenida y arrinconada con un volumen abstracto, que se recorta en el piso de lava volcánica

JARDÍN

La serie de ventanas en la fachada poniente presentan correcciones que han sido apenas disimuladas, desde el exterior estas cicatrices dan a la fachada un aspecto descuidado, a la vez que añaden un valor monumental para este análisis.


En el caso de las ventanas del comedor y del desayunador, el patio interior ha sido elevado unos 25cm, posiblemente como una corrección visual desde las mesas comedor-desayunador, de la serie de ventanas en la planta baja pueden ser entendidas como parte de un mismo acto, que es la contemplación hacia el jardín en el salón.


La transición sólo es interrumpida por la cancelería en cruz que es llevada a un extremo no extenso de extrañeza, el cristal a partir del suelo permite que el piso de madera se proyecte en su reflejo hasta el jardín, y es el mismo que impide que se produzca el tránsito físico.


La distinta dimensión de la ventana en el comedor convierte la visión del jardín en un cuadro algo más abstracto, desde la perspectiva de quien se sienta en uno de los siete lugares de la mesa, se logra comprender la vegetación del suelo para añadir un color más en la composición en el senador la ventana se eleva otra vez si ya no tiene una posición frontal franca, el jardín se presenta entonces como una fuga superior de la perspectiva, en un lugar probablemente el más íntimo de la casa, donde hay que resguardar la mirada.

TERRAZA


En una primera disección literal, está construida con unos muros elevados sobre el nivel de azotea, los tiros de chimenea y el sistema mecánico de calefacción se encuentran escondidos tras la torre blanca, que aloja a su vez, el depósito de agua y las escaleras que conducen a la zona de servicios en la tercera y última planta, también esta es una composición con parámetros totalmente abstractos y desnudos, que funcionaron como laboratorio cromático, y cuya función arquitectónica es evocadora e insólita.


En la terraza es donde sucede el desenlace de la compleja construcción espacial y poética de la casa, los muros perimetrales fueron elevados hasta la completa introspección, el cuadro del cielo enmarcado por las líneas blancas de la ventana, es otro drama que se ensambla con la escena básica del cuadro, para dejar la terraza se debe buscar la puerta tras la torre gris, donde la memoria de que existe la puerta prevalece sobre la percepción.


¿Qué te pareció?


Lo que me encanta de esta casa es que es un fiel reflejo de cómo era Barragán:

  • Su manera de relacionarse con los demás tan elitista.

  • Su búsqueda obsesiva por el mínimo detalle.

  • Su lado reservado y espiritual que se combinó a su vez con estas ideas minimalistas de Le Corbusier.

  • Su experiencia y su gusto por la pintura y la escultura como pudiste ver al enmarcar y subrayar ciertos elementos arquitectónicos y convertirlos casi en algo monumental.

Así que cuando estés de visita en la ciudad de México, ya tienes una parada extra por visitar, aunque toma nota de esto tienes que generar una visita guiada con mínimo 3 meses de anticipación está muy cotizada en la casa, pero ya pudiste ver por qué…


¡Te veo en el siguiente artículo, colega!

15 visualizaciones0 comentarios