CIUDADES SOSTENIBLES... ¿Y SUS HABITANTES?

Escrito por Gabriela Perez

En el artículo pasado prometí hablar en esta acerca de muros verdes, pero no había percatado que el próximo 31 de octubre es el día de las ciudades.


En la columna de la edición 8 les platiqué un poco sobre la movilidad en la ciudad, y como es que se adapta a su contexto, cómo es que la ciudad va evolucionando en conjunto con las personas quienes la habitan.


La ONU, de acuerdo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, del 2017 las ciudades del mundo solo ocupan 3% del planeta, pero consumen el 80% de la energía y producen 75% de las emisiones de carbono. Entonces para evitar esto ONU Hábitat establece que la ciudad sostenible es aquella que ofrece a sus habitantes una mejor calidad de vida sin poner en riesgo los recursos, pues vela por el bienestar de la humanidad y las siguientes generaciones, así como también procura la justicia social.


Hace unos años hice una investigación de una ciudad sostenible en el extranjero: San Francisco, California en Estados Unidos. Esta ciudad es considerada como epicentro de la sostenibilidad por ser la ciudad que más recicla por hábito y que las empresas han adoptado más medidas sostenibles al contrario de otras ciudades en el mundo.


La sostenibilidad no solo tiene que ver con trabajar a favor de la naturaleza sino a esto hay que sumarle que haya una prosperidad y que las personas tengan un bienestar social, al igual que una excelente calidad de vida.


En San Francisco los locales de comida han implementado opciones veganas y ecológicas. Diferentes empresas locales maximizan el comercio justo y ayudan a la venta de alimentos orgánicos cosechados por productores locales, los cuales tienen una campaña llamada “de la granja a la mesa”, las opciones de verduras y frutas varían por su temporada para no forzar a la naturaleza. En cuanto al pescado, los restaurantes optan por preferir comprar ingredientes de mares sostenibles. Hablando del área urbana dentro de los parques aumentan la producción de los alimentos, así que la comida en los mercados se ha vuelto menos cara. En transporte público cuenta con autobuses “híbridos-eléctricos” y “cero emisiones”. La ciudad estrella del tranvía fue la primera ciudad de los Estados Unidos en prohibir las bolsas de plástico y algunas tiendas ofrecen alternativas recicladas. El estilo de vida de las personas quienes habitan aquí es excelente pues la alimentación es de buena calidad y su movilidad no se limita, por ejemplo, en algunas empresas les regalan a sus empleados bicicletas para que lleguen a sus trabajos, a sí mismo tienen un espacio para éstas. La ciudad de San Francisco en el 2011 la catalogaron como la Gran Ciudad Verde de Norteamérica.


En México, la idea de las ciudades sostenibles lamentablemente nace porque nos damos cuenta de que respiramos contaminación en lugar de aire puro, o porque vemos que hay demasiado trafico en la ciudad, buscamos cambiar la ciudad porque hay una desigualdad social, ¿qué pasa con la gente de bajo recurso? ¿qué pasa con las mujeres que luchan día a día por sus derechos? ¿qué pasa con el rezago de niños y niñas que dejan de estudiar? En México, la ciudad cambia porque las problemáticas sociales aumentan. Aquí les va un ejemplo.


La ciudad de México, considerada por muchos y por mí la ciudad con más tráfico, más contaminada y con más problemas sociales se encuentra en la lista de las ciudades más sostenibles en México siendo la tercera. Ha implementado medidas para el mejoramiento del medio ambiente como uso de energías renovables, implementó el programa “Holograma doble cero” el cual consiste en utilizar tecnología híbrida en transporte público, para evitar generar emisiones en el aire y así tener movilidad sustentable. También ha llegado a fomentar el reciclaje y separación de residuos.


Pero he pensado en estos días, en los que asistía a un congreso sobre parques es que para que una ciudad cambie verdaderamente es que no solo se busquen estos cambios para estar en el “radar” y llamar la atención sino también se necesita que la ciudadanía sepa que se están haciendo cosas a favor del mundo, educar a las personas con diversidad de conocimientos, desde como emprender, hasta como hacer un huerto urbano y poder cosechar tu propio alimento.


Los que diseñan las ciudades deben de trabajar a la par con los ciudadanos, decía un expositor “no diseñes pensando en qué necesita el usuario, pregúntale qué necesita y evita generar más problemas en lugar de solucionarlos”. A los habitantes nos falta que nos digan “se va a hacer esto porque queremos buscar esto”. Y explicarnos con peras y manzanas ‘para qué’. No sólo llegar, y romper o poner algo.


La ciudad de México aún estando en la lista de las ciudades más sostenibles en México es la peor catalogada porque el gobierno implementa “acciones” a favor de la sostenibilidad, pero la etiqueta de "la peor ciudad” es porque como habitantes no sabemos aprovechar lo que la ciudad nos da para vivir mejor.


Tenemos que aceptar que cada una de nuestras ciudades tiene el potencial para ser sostenible, lo único que se necesita es que los habitantes sean colaborativos y consientes en su manera de vivir, en lo social, en lo económico y en cómo sus actividades pueden estar al favor del planeta.


¡GRACIAS POR LEER!


1 visualización0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo