DISEÑO Y SOSTENIBILIDAD

Escrito por Nicole Rodriguez


Morfología y compactibilidad


En esta nota se tratarán forma general las primeras decisiones a tomar para la realización de

una arquitectura eficiente y sustentable.


La idea detrás de la arquitectura sustentable es utilizar técnicas y materiales respetuosos con el medioambiente durante el proceso de construcción, tener en cuenta las condiciones del sitio e incorporarlas al diseño siempre que sea posible e intentar minimizar el impacto negativo de los edificios a través del consumo eficiente de energía y el espacio de desarrollo. También significa utilizar materiales que minimicen la huella ambiental de la estructura del edificio, ya sea debido a procesos de fabricación que requieren mucha energía o largas distancias de transporte. Los arquitectos y constructores sustentables también deben analizar la implementación de sistemas que aprovechen los desechos y los reutilicen de la manera más eficiente posible en el diseño.


La arquitectura sustentable también se centra en cómo se utilizará la energía para el sistema de calefacción y en cómo mantener el edificio de manera eficaz. Uno de los objetivos más importantes para lograr la sustentabilidad en la arquitectura es la eficiencia energética a lo largo de la vida útil de un edificio. La implantación adecuada del edificio es vital para minimizar su consumo de energía al crear un diseño que funcione con su entorno natural. Un edificio bien aislado requerirá menos energía generadora de calor o disipación, siempre que tenga la capacidad de ventilar y expulsar el aire interior contaminado.


Para crear un proceso de adecuación del diseño orientado a la sustentabilidad, se debe demostrar en la enseñanza de las morfologías y las tecnologías los saberes basados en la sustentabilidad. El termino morfología alude a forma, lógica o estudio sistematizado de la sustentabilidad. En arquitectura, la morfología es el estudio de las formas espaciales y sus límites como estructuras lógicas perceptibles en el que se presta atención a los modos en que cada cultura conceptualiza y concreta su espacialidad. La morfología debe proveer conocimientos aplicables al proceso de diseño, y esto implica desarrollar criterios conformadores y calificadores del espacio existencial. Por lo tanto, cuando hablamos de morfología y arquitectura sustentable para un mejor consumo de energía, podemos partir del análisis de formas (áreas, perímetros).


Es muy importante cómo una misma área con distintos perímetros no tendrá la misma pérdida de energía. Esto se debe a que una mayor exposición de ventilación perimetral provocará mayor pérdida energética. Un menor perímetro expuesto, por el contrario, tendrá menor perdida energética. Sin embargo, esto no significa que el área a acondicionar sea distinta. Este hecho se le atribuye a la morfología diseñada del edificio.


Lo mismo ocurre con la compactibilidad. Podemos obtener una misma área para acondicionar pero distintos bloques y perímetros donde la pérdida energética no será igual.


Cabe destacar que estos estudios pueden presentar alternativas con el acondicionamiento o

pérdida de energía según los materiales y tecnologías aplicadas, ya que no todas las materialidades poseen el mismo coeficiente térmico (K).


Como conclusión se puede afirmar que hay distintos perímetros para iguales superficies desde en una dimensión 2D. No obstante, desde un plano más real o en 3D, una vivienda tendría varias caras y superficies (como la piel del edificio, las paredes, el techo y el piso). Hay una relación entre el volumen a climatizar y la superficie.


En dos dimensiones, se puede hablar de superficie en relación con el perímetro, y en tres dimensiones de un volumen en relación con la superficie. Esta relación nos muestra que para un mismo volumen se puede ganar o perder más energía en función de la superficie. Por eso, el concepto de compactibilidad es importante en la eficiencia, ya que cuanto más compacto sea menor superficie estará en contacto con el exterior.


Servicios y núcleos


Cuando hablamos de servicios y núcleos, lo primero que pensamos es qué será lo más recomendado para la pérdida de energía en invierno, ya que el costo y mantenimiento para acondicionar el espacio construido son de gran importancia.


Como es sabido, es aconsejable ubicar el servicio y la parte húmeda con orientación sur y abrir el espacio y ubicar la ventilación hacia el norte. Esto se aplica desde la línea del ecuador hacia el polo sur, y de la línea del ecuador hacia el polo norte sucede lo contrario. Cabe destacar que, si la construcción se llevara a cabo en el hemisferio Norte, las caras que se abren se ubicaría hacia el sur y el núcleo húmedo hacia el norte.


A la hora de diseñar, es de gran importancia analizar el clima, las orientaciones, el tipo de construcción y los materiales, como por ejemplo en el diseño de la casa Farnsworth, que tiene el servicio en el centro y las caras de vidrio. Mies busca una resolución de su propio lenguaje más que una resolución sustentable. No buscaba el clima ideal sino una resolución del lenguaje con respecto a los materiales que quería mostrar, algo más transparente y liviano. Sin embargo, si quisiéramos repetir ese diseño en una zona fría, como el sur de la provincia de Buenos Aires, Argentina, no sería la decisión más adecuada.


En lugares fríos, es recomendable una envolvente cerrada con un mayor porcentaje de muros, en relación opacidad/transparencia, acompañado de materiales que tengan una baja capacidad de transmisión térmica (valor K).


¡GRACIAS POR LEER!

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo