Donde Hubo Fuego, Cenizas quedan...

Escrito por Gabriela Pérez


“Llegaba el fin de semana de puente. Hoy en día si antes amábamos salir de la ciudad ahora es más necesario si estamos ‘encerrados en casa’. Así que, ¿por qué no? Vamos a la playa, a disfrutar del mar, la brisa, el sol… o, ¿sabes qué? Mejor vámonos al bosque. El otro día vi en redes sociales de una amiga que ella fue a una y la recomendó, podemos ir a esa. Me parece bien porque te relajas más, estás lejos de la sociedad, es lo que piden por pandemia ¿no? Además, respiramos aire puro, libre de contaminación y un rato sin cubrebocas.

Pasaron los días, fuimos a disfrutar de la naturaleza, la cabaña, el aire puro, y hasta fogata hicimos pues porque teníamos frío y era la mejor opción además que alguien del grupo llevó bombones y asamos. Al siguiente día teníamos que irnos muy temprano, la verdad es que nos la estábamos pasando tan bien que dormimos muy poco, se nos fue el tiempo y solo nos ocupamos de recoger nuestras cosas e irnos de regreso a la ciudad. Pero la verdad es que nunca nos percatamos si el fuego de la fogata se había apagado…”


Bien dice el dicho:

“donde hubo fuego, cenizas quedan”.

No, no me refiero en el sentido romántico sino el sentido de la irresponsabilidad, a la falta de conciencia, a la falta del no saber a dónde vas y a la falta de verdad pensar el propósito con el que irás a un bosque: a respirar aire puro.

Las indicaciones cuando vas a un campo, un parque, algo que tenga que ver con la naturaleza siempre te dicen y te vuelven a decir en todos los señalamientos “no fumes” porque luego no falta el que le gusta fumar, se termina su cigarro y tira la colilla en el suelo y la colilla sigue prendida…ah, pero aquí viene la más importante “si haces fogata apágala”. Un día una maestra en secundaria nos dijo que para recordar algo, una actividad que fuéramos a hacer teníamos que decirla siete veces, pero en este caso como vemos las mismas señaléticas por todos lados pues preferimos pasar de largo y no leerlas. Entonces ya no repetimos las indicaciones siete veces, y si acaso sólo una.




Este error es de los más grandes, de lo peor que puedes hacer porque una fogata no solamente puede acabar con miles de hectáreas de naturaleza, sino también termina con hogares, trabajos de las personas quienes viven cerca de ahí como las comunidades pequeñas, termina con ecosistemas, con los hogares de las miles de especies que viven dentro de un bosque y como las chispitas del pastel pues el gasto hídrico que se hace para apagar el fuego, miles y millones de litros de agua tirados por una irresponsabilidad, agua que puede usarse para otros recursos como compartirla a justamente aquellas comunidades que no les llega el agua. Y como todo pastel tiene su cereza este también y es el que todos estos incendios hacen que el cambio climático se acelere.


Según en los reportes de la CONAFOR (Comisión Nacional Forestal), los cuales los puedes encontrar en la página de Gobierno de México, los datos recabados a partir del 1 de enero de 2021 hasta el 01 de abril del 2021 se registraron 2,871 incendios forestales, afectando una superficie de 73,459 hectáreas. ¿Logras imaginar esto? ¿Logras imaginar el impacto tan grande que se causa por una fogata para asar bombones en medio del bosque? Por supuesto que me dirás que suena muy radical, muy dramático, muy exagerado y eso que no te he dicho que a los humanos deberían de prohibirnos la entrada a los bosques, pero porque no se trata de eso, al contrario, recomiendo que prefieras ir a vacacionar a lugares totalmente naturales y no solo para hacer fiesta sino para que logres apreciar lo que la naturaleza nos regala día con día, y no sólo apreciar sino entender que debemos de ir más allá, de aprender, de valorar, que siempre vamos a necesitar de aire puro, que vamos a necesitar de justamente estos espacios para salir de toda aquella zona llena de contaminación que nosotros mismos causamos.


Pero primero, antes de que te atrevas a ir a un espacio lleno de naturaleza tienes que abrir los ojos, ir más allá de lo que ya sabes, abre tu perspectiva, no tires al saco roto todas aquellas indicaciones, recoge tu basura, no dejes plástico en el piso, mucho menos vidrio, no papel tirado, hay un área exclusiva para asar respétala, no fumes y si haces fogata apágala…y si haces fogata apágala, si haces fogata apágala, si haces fogata apágala, si haces fogata apágala, si haces fogata apágala, si haces fogata apágala. Listo, no se olvidará jamás que, si haces fogata en cualquier lado, tienes que apagarla.



Como dato extra según el mismo informe 83,245 personas por día han estado luchando para apagar estos 2,871 incendios en el país. Pero hay pocas organizaciones que se encargan de llevar ayuda que hasta ha habido incendios en los que la misma comunidad trata de apagarlos. Todas estas personas necesitan de agua, comida, herramientas para seguir combatiendo incendios pues no se han apagado en su totalidad, aún siguen 55 incendios activos según el informe hasta el día 5 de abril del 2021 y cuando salga la edición y puedas leer esto seguirán necesitando de nuestra ayuda.


Es por ello por lo que te invito a que te informes si cerca de tu ciudad, o en tu estado hay incendios y ver qué puedes hacer. Por lo pronto en el estado de Guanajuato hubo uno en el cerro de San José de Iturbide, inició el 23 de marzo del 2021 y el 30 de marzo del 2021 lograron extinguirlo en su totalidad, ¿necesitarán de ayuda aún? sí, es momento de reforestar, de regresarle a la naturaleza esas hectáreas perdidas, de regresarle a Protección Civil del estado y la comunidad lo mucho que perdió. Acércate a ellos e infórmate. Nunca es tarde para poner tu granito de arena.


¡GRACIAS POR LEER!


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo