Un Hotel con Personalidad: HOTEL CRIOL

Escrito por Edgardo Cruz


Proyecto: Hotel Criol.

Arquitecto: Miguel Concha + Rodrigo Lugo, + Daniel Valero.

Fotografías: Jorge Degetau , Rodrigo Lugo.

Ubicación: Santiago de Querétaro, Querétaro, México.

En este articulo viajaremos a Querétaro, sin duda un estado con mucha arquitectura, historia y cultura, lugar donde se celebraron algunas de las reuniones de los iniciadores del movimiento de independencia nacional en casa de la Corregidora de Querétaro, Josefa Ortiz de Domínguez, perteneciente a la región del Bajío mexicano, llegaremos a su Centro Histórico, zona de monumentos y edificios emblemáticos que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año de 1996, debido a esto todos los edificios del área son protegidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.


El sitio se encuentra a solo una cuadra de la Plaza de Armas y por esta razón el estudio Miguel Concha Arquitectura tomó como prioridad preservar el carácter arquitectónico, histórico y cultural del edificio. Ya con 25 años de trayectoria y experiencia interviniendo una gran cantidad de remodelaciones de esta índole, el arquitecto Miguel Concha Loyola y su equipo de trabajo lograron generar una simbiosis entre lo histórico y lo contemporáneo, que ayuda al funcionamiento del hotel y a la comodidad de los huéspedes.


Con un área de 1180 m2, el hotel cuenta con un lobby, 21 habitaciones, una biblioteca de tres niveles, área de servicio, cocina, comedor y con múltiples patios y terrazas desde los cuales se logran observar las cúpulas iluminadas de las iglesias próximas.


El patio principal delimitado por una serie de planos de madera, con orientación vertical, los cuales le dan altura a la composición y te invitan a mirar al cielo, estos mismos ayudan a generar ritmo mediante su repetición; en la planta baja sirven como filtro entre la zona pública del patio y la zona privada de la habitaciones y así darles mayor intimidad, en cuanto a la planta alta del hotel estos planos seriados hacen la función como barandales de los pasillos que llevan a las habitaciones, de esta manera la madera de los planos seriados, la palmera y la fuente que conforman este patio provocan sensaciones de calidez, acogimiento y relajación.


El jardín posterior se encuentra debajo de un gran árbol que da sombra, ayuda a delimitar los espacios y con el sonido y sobras generadas en el movimiento de sus ramas y hojas dan una sensación de estar en un lugar acogedor y tranquilo, en este jardín también se encuentra la piscina del hotel, una serie de terrazas con pórfido, escalinatas de durmientes y nuevamente el uso de los planos seriados de madera, gracias a esta combinación de materiales y tratamiento tanto del piso como de la fachada se logra dar un aspecto de antigüedad, pero al mismo tiempo con carácter contemporáneo y que todo en conjunto logran un espacio que invita a los huéspedes a pasar un buen rato al aire libre.