¡JUEGOS IN-SOSTENIBLES!

Escrito por Gabriela Pérez


Cada olimpiada que pasa, su contexto, la sociedad, la historia es diferente.

Pero hasta el momento en ninguna olimpiada se habían preocupado por el planeta.


Las olimpiadas del 2020 con sede en Japón resonaron aún más ya que vivimos en época de pandemia y realizarlas no era el momento adecuado para hacerlo, pues recordemos que este evento es una reunión de gente de todo el mundo, en donde participan en cada juego miles de personas, tanto atletas como quienes están detrás del juego, además, del público observador. Es por ello por lo que el año pasado decidieron aplazar los Juegos Olímpicos 2020 un año más, esperando que la situación cambiara o por lo menos que el contexto hubiera cambiado un poco. Llegado el momento de decisión se eligió sí hacerlos, pero con todas las medidas necesarias a puerta cerrada.


En el año que se pospuso, la causa cambió el contexto, como sociedad tuvimos que vivir un proceso de adaptación y que hasta el momento seguimos en ello. Pero también fue un año de aprendizaje, de abrir los ojos, de empezar a quitarnos vendas y darnos cuenta de la realidad en la que estábamos viviendo.


Y eso les pasó a los japoneses.


Los países asiáticos han sido sumamente criticados, incluyéndome, por ser de los países más contaminados y quienes más contaminan. De los cuales su huella de carbono es la más alta. Aún no se sabe cuál fue la real razón que impulso a que Japón tomara esta decisión, pero ellos eligieron hacer de estos 17 días los días más sostenibles de la historia en Japón.


El mensaje principal de los Juegos Olímpicos 2020 es

“Be better together-for the planet, for the people”

(Ser mejores juntos-para el planeta, por la gente). Con esto van asumiendo una gran responsabilidad, para que no sólo “cuida el planeta” se quede en una frase y al final se convierta en un ‘greenwashing’, sino que vaya más allá de ello, como dirían:

“Más acciones, Menos palabras”.

Sólo en un planeta existen los Juegos Olímpicos, en el planeta Tierra. ¡Cuídala!


Primero presentaron las camas, la noticia fue una controversia por el nombre con las que las presentaron. Pero quitando esto y el propósito con las que las anunciaron, su verdadero propósito era otro, poder reciclarlas. Estas camas están hechas de cartón (esto me recordó a una actividad que hicimos en una de mis clases de arquitectura, el que resistía se quedaba con el 10). ¿Por qué este material? Recordemos que estamos en pandemia y que todo se ha vuelto ‘desechable’, palabra reprochada por ambientalistas, pero Japón lo hizo otra vez y logró que al ‘desechar’ la cama el material se volviera útil.


Hablando del ‘desechable’, la Villa Olímpica también lo es. Esta vez no fueron grandes edificios de concreto, como pasó en Río de Janeiro 2016, sino unos grandes edificios hechos con madera producida localmente, con esto se redujeron emisiones de carbono por la transportación de materiales de construcción. Este material, la madera, fue donada por 63 municipios de Japón. Al finalizar, esta se devolverá a sus municipios para que la reutilicen en infraestructura emblemática: bancas públicas o en alguna zona de la escuela.


Dentro de las Villas, no es lo único que se hizo a favor del planeta, ya que, para calentar el agua que usarían los atletas se usó hidrógeno. Este es un elemento químico demasiado simple, pero es el más abundante del universo por eso es un combustible inagotable. Este combustible, a comparación de otros, no contamina, produce el subproducto de agua en lugar de CO2 que es el compuesto químico que daña la capa de ozono. En la antorcha también se usó hidrógeno.


Los vehículos con los cuales transportaron a los atletas son 500 vehículos de celdas de combustible impulsados también por hidrógeno. Además, que su tamaño son tipo transporte público, así que puede transportar más de 5 personas sin ningún problema.


La noticia que también se hizo notar fueron las medallas recicladas. Para hacerlas, el diseñador Junichi Kawanishi necesitó 6.2 millones de teléfonos móviles para elaborar las 5,000 medallas necesarias. ¿Sabías que dentro de tu celular hay oro? Para lograr este proyecto en el 2020 le pidieron a su ciudadanía que participaran donando smartphones, tablets y otros ordenadores.


Ya que hablamos de ‘reciclar’, hay varios temas, además de las medallas entorno a esto. Por ejemplo, entre el porcentaje del 99% hay artículos que son reciclados y otro porcentaje que son reutilizados ya que han sido alquilados. Los artículos que son reciclados son los pódiums y los uniformes olímpicos japoneses. Para hacer esto, Procter & Gamble y el Comité Olímpico Internacional recolectaron plásticos de escuelas, tiendas y oficinas. Además, se recuperó grandes cantidades de plástico de los océanos como parte del programa de UNEP (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente). Siguiendo con los porcentajes, del 65% una parte de los residuos generados se reciclarán y la otra parte se reutilizarán.


En pasados Juegos Olímpicos ya ha sucedido que construyen sedes demasiado costosas para después ser abandonadas pero el país sede decidió “ahorrarse” ese dinero y usar el 60% de edificios que ya existen en el territorio, esto ayudó a disminuir el impacto medio ambiental que se causa por la construcción.


La naturaleza no se dejó a un lado. Se implementaron medidas contra el calor que hay en el país. Cuidaron el tema del agua haciendo eficaz su uso, además de usar agua de lluvia mediante un sistema de filtración. Por último, crearon una red ecológica replantando en la zona Olímpica especies nativas.


No cabe duda de que los asiáticos esta vez supieron aprovechar la tecnología a favor de nuestro planeta. Aunque, siendo sinceros, deberían aplicarla no sólo en 17 días, que es el tiempo en que se realizan los Juegos Olímpicos, sino aplicar esto en la vida diaria.


A eso sí se le podría llamar sostenibilidad. Pues estas acciones no les alcanza ni para contrarrestar el porcentaje de dióxido de carbono que han producido durante todo este tiempo. Pero lo que sí hay que aplaudir como ambientalistas es que Japón puso la vara en alto, indujo el tema dentro del Consejo Olímpico y hace ver que no está peleado el deporte con aportar a favor del planeta. Esperemos que París 2024 no nos quede a deber.


¡GRACIAS POR LEER!



1 visualización0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo