La Ciudad Distópica de BLADE RUNNER

Escrito por Manuel Tiznado


La película de culto de ciencia ficción de 1982 de Ridley Scott, Blade Runner, se convirtió en el máximo manifiesto futurista cinematográfico creíble del siglo XX. La película plantea el destino de la ciudad de Los Ángeles y da una profunda percepción sobre el destino de la estructura social y el urbanismo, mientras que además imparte datos sobre las realidades y tendencias actuales.


Si preguntamos a cinéfilos, la gran mayoría afirmará que es una película que se debe de ver. Pero si preguntamos a arquitectos sobre ella, la respuesta también será positiva, ya que estamos hablando de un filme que trazó un antes y después dentro de la proyección arquitectónica en el séptimo arte.


Estamos hablando de una de las películas de ciencia ficción más influyentes de la historia y muchos expertos la tienen dentro de su top 3 de todos los tiempos. Así de importante es Blade Runner.

Sin entrar a grandes detalles sobre la trama, la película cuenta la historia futurista donde un expolicía vuelve al servicio para buscar y destruir a un grupo de androides que fingen ser humanos para encontrar a su creador y matarlo. La película revela que, a lo largo de los doce meses de 2019, Los Ángeles es una metrópoli que alberga a una población de más de noventa millones de personas. La colonización de la élite a planetas utópicos "fuera de la internacionalidad" ha dado como resultado la inmigración en gran escala, dejando a la metrópoli poblada por una subclase étnica con ascendencia asiática en particular.

Pero ¿Qué aporta arquitectónicamente esta película? Realmente son muchos puntos los que tenemos para disfrutar y, posteriormente, analizar:

  • El paisaje urbano está en decadencia urbana y ha resultado ser absolutamente sintético. Los suburbios de mediana magnificencia han sido superados por la administración de la metrópoli, convirtiéndolos en una gran zona comercial, mientras que los grandes mega sistemas dominan ahora el centro de la metrópoli.

  • Blade Runner representa una experiencia de gigantismo urbano y mucha geometría. La pirámide sede de la Tyrell Corporation, que es el núcleo de la metrópoli y de la historia en sí, es abrumadora, debido a que evoca a un amplio poder económico a través de su jerarquía vertical.

  • La ciudad ficticia de Los Ángeles es básicamente una metrópoli contradictoria. Las elevaciones son excesivas, tenemos pirámides, torres de cristal que se entremezclan con la estructura del renacimiento, un gran número de casas antiguas y la expansión de la ciudad va más allá de la percepción visual. La visible superposición de tipologías arquitectónicas de diversos pasados culturales crea una fotografía post-presente de un internacional globalizado.

  • La eliminación de las casas antiguas comienza a evolucionar para cobrar un extra para el desarrollo de otras nuevas. En lugar de derribar las casas o desmantelarlas, se les instalan sistemas tecnológicos modernos. Las consecuencias son una metrópoli de capas profundas, en la que la nueva cara ha crecido y ha enterrado la historia arquitectónica de Los Ángeles.

  • La estética de la película se basó en gran medida al concepto explorado por el arquitecto Sir Peter Cook, Archigram. El proyecto estelar de dicho concepto, Arcadia City, es un perfecto ejemplo de los conceptos explorados a lo largo de la película donde, con el tiempo, la tecnología avanza rápidamente y obliga a crear modificaciones constructivas que se acoplen a dichos cambios.


Blade Runner es una crítica indirecta a lo que, en 1982, Ridley Scott pensó se vería la humanidad en unas décadas más adelante debido a las problemáticas que se encontraban en ese momento, pero lejos de ser una teoría totalmente errónea (ya que evidentemente llevó al extremo ciertos puntos), nos deja reflexionando sobre cómo estamos viviendo actualmente y qué debemos de voltear a ver para solucionarlo.

"Las cosas se reacondicionan después del hecho de la fabricación original porque la antigua tecnología basada en el consumo no está a la altura de la demanda actual. Las cosas tienen que funcionar en el día a día y haces lo que sea necesario para que funcione. Así que dejas de lado el estilo y se convierte en pura función. Toda la filosofía visual de la película se basa en esta idea social" – Ridley Scott

Dato curioso:

El hogar del protagonista de la película Rick Dechard, interpretado por Harrison Ford, uso como escenografía a la cocina de la magnífica Casa Ennis de Frank Lloyd Wright.


Conclusión.

La reflexión sobre la idea subyacente, y la superposición de instantáneas y asociaciones, hace de Blade Runner una de las películas más mencionadas e influyentes de nuestros tiempos. La película es un recordatorio convincente de lo complejo y aterrador que puede llegar a ser el estilo de vida dentro del siglo XXI. La película muestra una calle en la que la humanidad se dirige ahora: la separación de la magnificencia, el desarrollo de las clases sociales y la explosión demográfica. Es una película que invita a la reflexión de cada uno de nosotros, ya que nos presenta un panorama distópico que no se aleja en demasía de la realidad actual y que, como sociedad, debemos evitar que suceda.



¡GRACIAS POR LEER!

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo