Los Arboles en Nuestros Proyectos

Escrito por Ricardo Ibelles


Los árboles nos proporcionan diversos servicios ambientales: retienen partículas contaminantes, nos dan sombra y crean un microclima a su alrededor, sirven de hogar para una diversidad de plantas y animales y además pueden ser grandes aliados para contribuir a que nuestros proyectos tengan características que los hagan únicos, además de sustentables. Pero, ¿qué es lo que nos ofrecen los árboles para tener mejores proyectos?, veamos:


Confort ambiental en los edificios.

Colocar el ejemplar adecuado en la posición correcta contribuirá a que la temperatura de nuestros edificios sea confortable. Para amortiguar el asoleamiento en nuestras fachadas que dan al poniente, la sombra que proporciona un árbol puede disminuir la temperatura hasta en 5° centígrados lo que puede ser la diferencia entre usar o no el aire acondicionado. Además si elegimos un árbol de hoja caducifolia, en invierno tendremos calor. El ahorro energético es evidente.


Elemento focal.

Un ejemplar de una especie que tenga una estructura interesante le dará al espacio donde se coloque un interés estético y se convertirá en el elemento de interés en el proyecto. Si además se aprovecha algún ejemplar presente en el terreno del proyecto y éste tiene un porte interesante, definitivamente se convertirá en el protagonista del edificio.


Sombra protectora

Los pavimentos y otros elementos constructivos de los proyectos tendrán una mayor durabilidad si están al cobijo de la sombra de los árboles. Dependiendo de la especie la sombra podrá ser tamizada, como la ofrecen los mezquites o densa si se trata de laurel o encino. En cualquier caso se tendrá el beneficio de amortiguar los rayos del sol.


Aroma, Flor o fruto

Hagamos la selección de la especie, dependiendo del beneficio que queremos tener. La floración de algunas especies dará durante esa temporada del año una fisonomía peculiar al edificio. Los frutales además nos proporcionan una opción para degustar sus frutos. El aroma que despiden algunas flores o el follaje crea una atmósfera relajante.


El tronco: colores y texturas

El tronco también podrá ser un elemento de interés que no está por demás considerar al momento de seleccionar nuestro ejemplar. Hay texturas lisas o rugosas. Hay cambio de “piel” que produce situaciones de interés y también hay coloraciones a las que podremos sacar todo su potencial si ubicamos en ejemplar o ejemplares en el lugar en el que puedan ofrecernos todo su potencial.


Para que todas las cualidades reseñadas anteriormente sea aprovechadas al máximo y evitar que una buena intención se convierta en un dolor de cabeza, será necesario considerar lo siguiente:


  • Siempre preguntar al proveedor de la planta, el nombre de los ejemplares y sus características cuando sea un ejemplar adulto. Si no es confiable la información, buscar en otras fuentes. Siempre hacer antes de comprar y, por supuesto, plantar.


  • ¿El árbol mantiene su hoja o la pierde en otoño – invierno?. Los árboles no son basurientos, la pérdida de follaje sirve para nutrir su suelo pero a veces en nuestros proyectos no estamos dispuestos a que eso suceda.


  • El espacio debe ser adecuado, la distancia mínima a la que debe estar un árbol de los elementos constructivos es de dos metros. Hay especies que pueden estar más cerca, pero depende de su tipo de raíz y las dimensiones del árbol en su etapa adulta.


  • Siempre hay que averiguar si nuestro ejemplar es una especie que desarrolla raíces superficiales o pivotantes. El sistema radicular es el soporte del árbol, intervenirlas por alguna situación afecta la estabilidad del ejemplar. Para evitarnos problemas siempre hay que saber el tipo que tienen los árboles que pretendemos colocar.


  • Lo más importante, que el suelo sea de calidad y preparar el sustrato para el pleno desarrollo de nuestro árboles, y no nos referimos a la capa 20 a 40 centímetros de tierra lama que acostumbramos poner en los jardines. Un árbol requiere encontrar buen sustrato a mayos profundidad el escombro o los suelos contaminados por el proceso de la obra deben de ser sustituidos por sustrato fertilizado, de esa manera nos aseguraremos que nuestros árboles se desarrollarán vigorosamente.


Aplicando estos conceptos básicos siempre será un placer disfrutar de esa pequeña porción de naturaleza que estará presente en nuestros proyectos.


¡GRACIAS POR LEER!

1 visualización0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo