¿Qué tipo de Árboles para Nuestras Ciudades?

Escrito por Ricardo Ibelles

Los árboles son organismos que desempeñan diversas funciones en los ecosistemas, incluido el complejo ecosistema urbano en el que la pasan bastante mal ya que las condiciones óptimas en las que se pueden desarrollar en la naturaleza se ven bastante menguadas, cuando no hasta se tornan adversas, para su desarrollo.


Para que las ciudades se construyan, primeramente desmontamos la cobertura vegetal lo que da al traste con los ecosistemas, de esta manera eliminamos el hábitat de fauna y flora que existía en el sitio gracias a sus procesos de adaptación que les permitieron propagarse de manera natural, esas son las especies nativas.


El cambio climático y la presencia de nuevas enfermedades son consecuencias de la pérdida de biodiversidad así es que hoy en día los criterios para las arborizaciones urbanas están cambiando y apuntan al uso de la vegetación nativa, que era aquellas que existía antes del asfalto y el concreto de nuestras ciudades.


Actualmente en nuestras ciudades hay una alta cantidad de especímenes provenientes de otros ecosistemas y aunque son especies que han sido domesticadas desde tiempo atrás, emplearlas con la intensidad con la que lo hacemos actualmente ha dado lugar a la desaparición de especies nativas de flora y fauna. Estos procesos pueden tardar mucho tiempo, como lo es el caso del pirul, Shinus molle L., especie introducida a nuestro país desde el virreinato y que al día de hoy ha invadido prácticamente todos nuestros paisajes, con las consecuencias negativas para nuestras especies nativas.




La sustentabilidad consiste en el aprovechamiento de los recursos sin que se afecte el equilibrio ecológico y que además no pongamos en riesgo las necesidades de las futuras generaciones. Para ser congruentes con estos preceptos y para conservar la biodiversidad es que ahora el criterio que aplica para las arborizaciones urbanas es el empleo de especies nativas.


Anteriormente, bajo una óptica antropocéntrica, no se daba importancia al lugar de origen de las especies de árboles que se plantaban, únicamente con que fueran árboles bonitos, de rápido crecimiento, que fueran grandes y hasta porque eran los de moda en otras latitudes, es lo que bastaba para tenerlos en nuestros parques, camellones y calles. La consecuencias de todos esos periplos saltan a la vista: menospreciamos a nuestras especies nativas, p.e. los huizaches y mezquites. Cuando suceden eventos climáticos, de calor o frío, las especies que sucumben en mayor número son las exóticas o “naturalizadas” como se les ha dado en llamar ahora.



Hoy en día tenemos el enorme compromiso de ser congruentes con el discurso sustentable por lo tanto plantar especies nativas en nuestras ciudades es principio que cobra cada vez mayor relevancia y es esencial para aquellas ciudades que quieren ser verdaderamente resilientes.


Trabajar especies nativas en nuestras ciudades nos abre diversas oportunidades que van desde la búsqueda de las especies y sus semillas hasta ver su desempeño en el ecosistema urbano y encontrar los nichos en que podremos emplearlas. Su propagación y manejo en los viveros es otra área de oportunidad que habrá que atender.


El reto de manejar especies nativas en nuestras ciudades es bastante grande pero el compromiso por conservar la biodiversidad y ser verdaderamente sustentables lo vale. Desde nuestro ámbito profesional tenemos el compromiso por conocer las especies nativas, colocarlas en nuestros proyectos arquitectónicos y urbanos.


En temas ambientales ya nos debe de considerarse como criterio lo bonito y lo barato, debe de privilegiarse la conservación de la biodiversidad y la sustentabilidad, así podremos contar con infraestructura verde de calidad que sea nuestro legado para las próximas generaciones.


¡GRACIAS POR LEER!

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo