REGRESANDO A LOS ORIGENES: Arquitectura de tierra

Escrito por Karen Poulain


Desde que se tiene conocimiento, el hombre ha sido capaz de transformar el ambiente por completo y crear sistemas de soporte de vida funcional de manera adecuada, ha utilizado su entorno inmediato para subsistir interactuando con los elementos naturales que le ayudaron a su desarrollo; el hombre observaba la naturaleza y los materiales que tenía a su alrededor y con ellos se auxiliaba para construir su morada y protegerse de la intemperie (Austermüle, 2015). En esta evolución se desarrolló la vivienda, en que la tierra cruda ha jugado un papel muy importante, ha sido uno de los principales materiales de construcción, los hombres han construido ciudades con este valioso material desde hace 10.000 años (Ramos, Cossio, Gamez, 2003).


La Tierra está debajo de nosotros todos los días, nos sostiene y sostiene todo lo que conocemos. Es así que, hoy en día, más de un tercio de la población humana vive en hábitat de tierra. La tierra ha acompañado la aventura del cobijo humano desde su forma más antigua y humilde hasta llegar a nuestros días donde representa el papel de la alternativa respetuosa y de escala humana, atacada (y casi vencida) por muchos, aduciendo la ideología del progreso que representa la pobreza y fragilidad. Es tiempo de volver los ojos a nuestras raíces, rescatar nuestro patrimonio, aprender como solucionaron su problema de vivienda nuestros antepasados y como esas soluciones no generaron efectos negativos relevantes.


“El rápido proceso de cambio socio ambiental que experimentan los entornos urbanos, la progresiva concentración de la población en las ciudades para el 2050, alrededor del 66 % de la población vivirá en zonas urbanas y el hecho de que la mayor parte de los impactos ambientales globales tendrán su origen en aquéllas, revelan la necesidad de un mejor conocimiento de los procesos de cambio en las áreas urbanas en sus vertientes sociales, ambientales, económicas, culturales y políticas”

(Domene, 2006, p.168).


Por lo antes mencionado es importante retomar la tierra como material vigente de construcción, ya que la tierra proviene de la naturaleza, es un material que muchas veces es el único con que cuentan ciertos pueblos o grupos humanos para acceder a una vivienda, posee características que ningún material fabricado actualmente tiene: la tierra actúa y se adapta al entorno, controla la humedad y aprovecha todos los recursos naturales que el hombre necesita para habitar un espacio, haciendo que este ahorre energía al ser un material con gran inercia térmica, no requiere un costo energético alto ni produce mayor impacto ambiental al momento de su extracción o transformación, es un material que tiene una gama de posibilidades de diseño, aplicaciones y técnicas para construcción. Al utilizarlo se está generando hábitat con mejor calidad de vida interior por ser también un material saludable, creando las ciudades bellas y con un carácter especial.


A partir que funde el taller de Raiz Arquitectura, hemos buscado la revalorización de este material como sistema constructivo, investigando los aportes ya realizados globalmente para el diseño arquitectónico contemporáneo en su dimensión ambiental, rescatando las raíces del material. Como Arquitectos tenemos la responsabilidad de mantener vigentes estos sistemas constructivos y aplicarlos en los edificios y construcciones actuales utilizando también otros materiales convencionales. Nuestro principal objetivo siempre ha sido encontrar la forma en que la tierra vuelva a ser un material vigente y prometedor en la construcción sostenible.


¡GRACIAS POR LEER!

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo