Mi Primera Casa Construida en Tierra: CASA TEHUA

Escrito por Karen Poulain


Recuerdo el día en que mi tutor me dio un pequeño cuaderno de la escuela de arquitectura de Madrid. El titulo decía Curso de construcción con tierra. Nuevas aplicaciones de la tierra como material de construcción. Ya estaba en mis últimos semestres y era el momento de elegir un tema de tesis para mi titulación. Estaba ya un poco cansada de los proyectos ejecutivos y los miles de planos que había que generar para realizar un proyecto completo. Asi que, en mi búsqueda de hacer algo distinto, mi tutor me regaló este cuadernillo. No lo olvidaré.


Esto te puede interesar para tu tema de investigación — me dijo. Tenía muy pocas hojas, y en poco tiempo lo termine de leer. Fue una lectura fácil y que me atrapó. No había duda, ese seria mi tema de investigación; la arquitectura de tierra como material vigente.


Meses después invitaron a un doctor e investigador a dar un taller de tierra en nuestra universidad. No cabe duda que haber metido las manos a la tierra trasformó por completo mis sentidos hacia ella. Pienso que ese fue el momento en el que se creó un estrecho vínculo con este material. Finalmente, terminé mi investigación y me titulé un año después.

Posteriormente tuve la oportunidad de obtener una beca de CONACYT y me pude ir a estudiar a Barcelona y hacer mi maestría. Allá aplique los conocimientos previos que había tenido con la tierra y, una vez más, lo hice mi tema de investigación.


Cuando regresé a México después de estar dos años en el extranjero lo que quería hacer era poner en práctica mis conocimientos. Afortunadamente, fue en ese momento que surgió la oportunidad de construir Casa Raíz. Siempre digo que ese proyecto fue como una práctica real sobre todo lo que había estado investigando. Casa Raiz, fue un reto muy grande, del cual tuve muchos aprendizajes.


Uno de mis sueños también era impartir clases. Así que, tocando puertas, entré a dar clases a la Facultad de Arquitectura y Diseño en la UAEMex y poco tiempo después, también fui parte de la UMA (Universidad del medio ambiente en Valle de Bravo).


En esos procesos donde tenía que viajar a la universidad en Valle de Bravo conocí proyectos muy interesantes que se habían desarrollado a partir de la UMA. Uno de ellos fue el Programa Viva, A.C. que es un centro y una asociación civil que fomenta el uso de sistemas constructivos de bajo impacto ambiental. Construyeron un centro donde se encuentran elementos arquitectónicos con diversos sistemas y ecotecnias como un ejemplo de arquitectura habitable y funcional.


Pensé que este lugar podía ser un gran apoyo para mis clases, por lo que decidí llevar a mis alumnos de la facultad a acampar a este sitio para aprender sobre todas estas formas de habitar y que lo pudieran implementar en sus proyectos en la universidad. Los resultados fueron excelentes y las experiencias para ellos y para mí fueron invaluables. Fue entonces que decidí implementar este viaje como práctica fundamental en cada semestre para la clase.


En algunas ocasiones invité a mi madre y familia a asistir, ya que compartimos este entendimiento e ideología por las ecotecnias y los materiales naturales. Esos viajes provocaron que mi familia se enamorara del lugar y adquiriera un terreno en la zona. Es entonces cuando empieza el viaje de diseñar Tehua.


El sitio que eligieron tenía una casa de adobe de aproximadamente 20 años, la cual se encontraba en malas condiciones y decidimos restaurarla. Hacerlo fue un reto ya que era una casa que tenía aplanados de cemento en las paredes y una cubierta prácticamente dañada en su totalidad. De esta manera comienza el proceso de Tehua, restaurando este espacio y buscando una integración con un nuevo elemento que sería un espacio donde se encontrarían las áreas comunes.


La idea principal era mantener la casita de adobe como habitaciones y la nueva construcción como un espacio de área común. Tehua tiene un área de 70m2, donde la idea era construir un elemento muy sencillo que tuviera todos los elementos que complementarían la casa de adobe que son: una cocina, un comedor, sala y dos baños completos con regadera. Después de haber puesto en práctica diversos sistemas constructivos en tierra, decidimos utilizar la tierra compactada como muros principales para la casa.