Una Belleza Urbana: SAN LUIS POTOSÍ

Escrito por Monica Hibert


La buena arquitectura construye sociedad, genera sentido de pertenencia, emociones positivas y traza un mejor vivir, la buena arquitectura es para todos. (Flavio Romero Frieri)

Vivir la ciudad forma parte de nuestros recuerdos, nos da sentido de pertenencia, crea nuestra propia identidad y nos hace sentir esa añoranza cuando regresamos a los espacios que fueron escenarios de algunos momentos cotidianos o simbólicos de nuestra vida.


En esta ocasión, les presento la ciudad de San Luis Potosí, que, como muchas otras ciudades de México, me ha impactado por la belleza de su arquitectura, calles y plazas, pero lo más interesante es la historia que está detrás de esta ciudad y los personajes que le dieron vida y forma a la misma.


La colonización española en el caso de San Luis Potosí, se llevó a cabo por el descubrimiento de las minas de oro y plata del Cerro de San Pedro y se encontró con la existencia de un espacio indígena en resistencia. (Gámez, 2008)


Se descubrieron las minas el 4 de marzo de 1592 y esto dio origen al pueblo de San Luis de Mesquitique Minas del Potosí, fundado formalmente el 3 de noviembre de 1592, fuera del área minera del cerro de San Pedro, a 21 kilómetros. El alcalde mayor de San Luis, Juan de Oñate, trazo y repartió solares para las viviendas, las haciendas de beneficio, (son las que procesaban los minerales procedentes de las minas), casas reales y para la iglesia mayor. Las ordenanzas de Felipe II fueron seguidas como parte del orden, protocolo y administración del nuevo territorio colonizado. (Gámez, 2008)


El trazo de la ciudad de San Luis obedeció al principio a la plaza principal al centro y de ahí trazaban las manzanas rectangulares de oriente a poniente pero se basaban principalmente en sus necesidades sociales, religiosas y estéticas. (Montejano, 1997)


La topografía del lugar fue elemento definitorio para la organización urbana. La pendiente hacia el río Santiago que bajaba de las dos sierras, bordeaba las primeras 19 manzanas en forma corriente, hasta unirse a la Ciénega. La pendiente natural y adaptada a la estructura espacial tuvo como trasfondo la preeminencia del beneficio mineral, pues en la rambla de dicha corriente se instalaron de forma progresiva las haciendas de beneficio, las que utilizaban el agua para el lavado de los minerales. (Gámez, 2008)


<